fbpx

Andrés Cepeda es #ColombiaSinFronteras Somos Nosotros

Durante el lanzamiento de la campaña de USAID que busca derribar los mitos negativos en contra de los migrantes, Andrés Cepeda fue uno de los voceros más involucrados con impulsar y difundir el mensaje de inclusión e integración. Cepeda se refirió a ellos como nuestros “hermanos venezolanos” y contó historias puntuales que ha seguido de cerca.

 

Cuando se habla de Colombia y Venezuela se piensa en ‘parceros’ y ‘panas’, en arepas y, por supuesto, en vallenato y joropo. A pesar de las diferencias que puedan existir hoy debido a las fronteras, los dos países son pueblos hermanos que fueron separados por cuestiones políticas, pero que siguen unidos por tradiciones, costumbres y familias conectadas a través de los años.

Entre Andrés Cepeda y Larry Sacks (director para Colombia de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional, USAID), así como el cantante Fonseca, hubo un ambiente de camaradería constante que mostró el genuino interés que los motiva a trabajar para que los venezolanos radicados en Colombia se sientan como en casa. De igual forma, en sus diálogos y anécdotas quisieron contagiar a los colombianos de esa calidez y sensibilidad necesaria para acoger a los migrantes y brindarles una mano amiga ahora cuando más lo necesitan. Sacks dijo que está tan orgulloso de trabajar por Colombia y Venezuela, que en su familia ya le dicen “El gringo más colombo-venezolano del mundo”.

Cepeda, por su parte, aceptó el reto planteado por Larry Sacks, de crear una propuesta musical con joropo y vallenato de la mano de su compadre Fonseca. Lo que para muchos puede sonar como una idea loca al unir estos dos ritmos es, en palabras de Andrés, algo que puede resultar maravilloso gracias a la empatía que ambos músicos tienen por los aires folclóricos de las dos naciones. Fonseca manifestó que “en la música no hay fronteras y hacer esa fusión me parece un gran reto.  Estoy de acuerdo que entre colombianos y venezolanos hay tantas conexiones que, como decía mi compadre Cepeda, a veces hasta se confunden esos géneros, a nivel musical, en las fronteras”.

Andrés, motivado con el tema de la inclusión de migrantes venezolanos en la sociedad colombiana, reconoció que desde niño, en la casa familiar, siempre se oían ritmos nacionales y venezolanos y llegaban amigos provenientes del vecino país. Con ellos entendió la cercanía de los dos pueblos y años después, ya como músico, hizo equipo con profesionales y artistas venezolanos. “En mi carrera he tenido oportunidad de trabajar con infinidad de músicos, productores y compositores de ese país. Y debido a esa relación que tengo con tantos amigos de allí conozco muy bien la cantidad de puentes culturales que nos unen, para mí es una cosa muy obvia”.

Frente al tema de la migración, el director de USAID Colombia también mostró su afinidad hacia este tipo de campañas por haber nacido en Estados Unidos, un país construido y hecho a pulso por migrantes. De ahí el interés de esta organización por generar oportunidades y espacios para esta población y para los colombianos retornados que llegan al país persiguiendo sueños y una vida mejor.

Precisamente, para contar esas historias de miles de migrantes que a diario dejan su terruño sin saber a qué se van a enfrentar, siempre el arte se convierte en una herramienta y un bálsamo. Para la muestra, la canción escrita a cuatro manos por estos dos artistas (No me busquen corazón), un pasaje llanero que narra la travesía de un migrante del campo a la ciudad en busca de un nuevo comienzo. Esta situación despertó en ellos el sentido de humanidad y solidaridad que hoy quieren transmitirles a los colombianos uniéndose a la campaña de USAID en pro de la inclusión.

Y es que, como dice Cepeda, los lazos culturales que por tradición existen entre los dos países han enriquecido el arte colombiano. Desde orquestas venezolanas como la Billo’s Caracas Boys hasta compositores más recientes como Servando Primera, pasando por ingenieros de sonido, técnicos y productores, han compartido su talento con creadores colombianos desde hace más de seis décadas.

En cuanto al derrumbamiento de los mitos alrededor de los migrantes, que es uno de los objetivos de la campaña #ColombiaSinFronteras Somos Nosotros, Andrés también sugirió aclararlos y desvirtuar todas las informaciones falsas que circulan en redes sociales. Cada vez que uno de estos rumores se legitima como verdad por el voz a voz, le hace daño a los colombianos que lo creen y a los venezolanos, quienes terminan sufriendo el rechazo y la xenofobia.

“Por eso es tan importante que nos quitemos las máscaras, que nos quitemos las barreras, que nos sentemos a hablar frente a frente de lo que nos preocupa y lo que nos asusta, que muchas veces son percepciones erróneas…..Por eso es tan importante acudir a panelistas, a gente que ha tenido la experiencia de migrar, de hacer aportes aquí en Colombia, tener en cuenta lo que sentimos quienes estamos acá, de gente como Larry o USAID, que ven como terceros esta problemática y nos pueden ayudar a encontrar una solución”, añadió Cepeda.

Otro de los mensajes del cantautor bogotano como vocero de esta iniciativa es la esperanza que empieza a gestarse a partir de hoy. El hecho de que los artistas más queridos se hayan sumado a la campaña, asegura que puedan tocar los corazones de sus seguidores en favor de la integración. No en vano, Andrés ha seguido de cerca algunas historias de migrantes que, con su esfuerzo y dedicación, llegaron al país para sumar sin importar el área en que se desempeñan. Por eso, compartió con los asistentes a la rueda de prensa el caso de la familia Gremli Márquez, unos venezolanos radicados hace casi una década en la región de Guasca, en Cundinamarca, que con su hotel, restaurante y charcutería han liderado el proyecto turístico en esa zona del interior del país. Ellos, al igual que otros emprendedores anónimos, les dan empleo a los jóvenes, pagan impuestos, unen a los habitantes del municipio y aportan de manera positiva.

Todas estas reflexiones, sugeridas de primera mano por estas reconocidas figuras, aportan para demostrar que en la construcción de una Colombia Sin Fronteras se necesitan voluntad, sensibilidad, apertura. Esta campaña es solo un paso más en el amplio camino que hay por recorrer en busca del trabajo conjunto entre nacionales y venezolanos por una convivencia mejor.

 

¡Hola!
Si ya tienes tu SIMFronteras, ¿En qué te podemos ayudar?