fbpx

El medio ambiente tiene 30 socios en La Guajira

Por Osiris Ceballos y Astrid Castillo (Salto Ángel)

Treinta son los nuevos socios que el planeta Tierra ha ganado en La Guajira. Hombres y mujeres que hacen parte de la comunidad migrante venezolana y colombiana retornada, quienes encontraron en el reciclaje el argumento perfecto para conformar ARCOVEN: una asociación que busca reorientar el comportamiento de todos los ciudadanos para contribuir al cuidado del medio ambiente.

La Asociación de Recicladores Colombo Venezolanos (ARCOVEN) nació de la mano de la Fundación Panamericana para el Desarrollo (FUPAD) en Riohacha, La Guajira, como una oportunidad de integrar a los recicladores que recorrían las calles del Distrito en busca de los plásticos y desechos que pudieran tener un nuevo uso tras un proceso de transformación.

“Cuando comenzaron a llegar los migrantes a Riohacha, se sabía que el trabajo común que ponían en práctica era el reciclaje. Todas las mañanas salíamos a buscar los desechos para venderlos en las chatarrerías. Sin embargo, cada quien hacía su trabajo. Aunque sabíamos que éramos venezolanos, nos veíamos en las calles pero no nos conocíamos”, cuenta la representante legal de ARCOVEN, Luz Edelmis Maestre.

Los 30 recicladores que conforman la asociación vieron en ella la oportunidad de fortalecer su trabajo y su fuente de ingresos. Incluso, en 2019 se constituyó legalmente, crearon su imagen corporativa y fueron dotados con uniformes e implementos de protección donados por la misma fundación.

Luz Edelmis cuenta que cada integrante de la organización ha recibido formación y acompañamiento psicosocial, además de adquirir conocimientos sobre la economía circular ya que, asegura, no tenían conciencia sobre la importancia de su trabajo en pro del medio ambiente.

La Asociación de Recicladores Colombo Venezolanos promueve la cohesión entre sus integrantes, manteniendo la comunicación durante las jornadas de trabajo, así vivan en sitios diferentes y recojan en rutas de reciclaje distintas. Esto les ha permitido ganarse el respeto y cariño de las personas a quienes llaman “clientes”.

“Más que en clientes son personas que se han convertido en ángeles o amigos, de quienes nos hemos ganado la confianza: siempre están pendientes de nuestras necesidades, buscan la manera de ayudarnos y ya no solo nos guardan el reciclaje, sino que siempre hay un detalle especial para cada uno de los recicladores”, relata Luz Edelmis.

Los recicladores asociados también participan constantemente en jornadas de limpieza que se organizan en Riohacha y aspiran continuar con su trabajo y crecer como organización, confiando en que su labor no solo les genera ingresos, sino también la satisfacción de aportar al planeta y contribuir en el legado de un mundo mejor.

El Programa de Alianzas para la Reconciliación (PAR) de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), ACDI/VOCA y la Asociación Salto Ángel nos unimos para fomentar la integración entre los migrantes venezolanos y los hermanos colombianos en La Guajira, queremos contar con tu apoyo. ¿Te unes?

#TúPuedesSerMiPana #HazPARte #SomosPARteDeLaSolución #DignidadSinFronteras