fbpx

Ingeniera venezolana en EE UU fue becada por la NASA

Por: Proyecto Migración Venezuela

El talento de los migrantes venezolanos está resaltando en el mundo. Marisol Román, una joven de 20 años, se ganó una beca de la NASA para que desarrolle durante los próximos cuatro años su proyecto de investigación.

Román obtuvo recientemente una licenciatura en ingeniería eléctrica en la Universidad Internacional de la Florida y actualmente está cursando un doctorado en ingeniería eléctrica e informática.  Aspira a desarrollar tecnologías que tengan un impacto global. Marisol nació en Valencia, estado Carabobo, y  migró a Estados Unidos hace 10 años con su familia.

“Estoy muy agradecida con mis padres. Hicieron enormes sacrificios que finalmente sirvieron como catalizadores de mi carrera académica. Me enseñaron la importancia del trabajo duro y aprovechar todas las oportunidades que se me presentan. Esta beca me acerca un paso más a lograr mis sueños”, dijo la joven a medios de Estados Unidos. 

La beca contempla 600.000 dólares en apoyo de una innovadora investigación a nivel de posgrado durante los próximos tres años. A través de un comunicado, la Florida International University precisó que cada beca ofrece la opción de una extensión de un cuarto año en función de la capacidad de la institución para aprovechar los logros de los primeros tres años, proporcionando más de 200.000 dólares en fondos adicionales.

“Los programas de becas de la NASA están diseñados para brindar a las instituciones académicas la capacidad de mejorar el aprendizaje y el desarrollo a nivel de posgrado. Las instituciones reciben fondos para apoyar a los estudiantes graduados a un nivel que les permite concentrarse completamente en la investigación sin la necesidad de buscar empleo”, agrega la universidad.

De acuerdo con la información del centro de estudios, la joven venezolana tendrá que ir a una de las bases de la NASA a trabajar en su investigación, que se centra en el perfeccionamiento de señales que se envían entre las naves espaciales y la Tierra, con el propósito de que estas sean “más eficientes y rápidas”.

Tras recibir la noticia, Román dijo que cuando su profesor le informó que le dieron la beca se emocionó muchísimo. “No entendía nada. Apenas lo terminé de captar, llamé a mi mamá, a mi abuelito, y ellos estaban llorando de la emoción. Parece mentira, no pensé que iba a estar trabajando con la NASA”, relató la ingeniera.