La alquimista de los desechos reciclables

Nany Cadavid es la creadora de una marca colombiana, que nació con propósito de ayudar al medioambiente y a las poblaciones vulnerables.

Por: Osiris Ceballos (Comunicaciones Asangel)

Reinvención: esa fue la palabra clave que señaló el nacimiento de una marca colombiana que fusiona el trabajo artesanal, el cuidado del medio ambiente y la integración de los migrantes venezolanos que se dedican a la recolección de desechos en Riohacha, La Guajira, además de grupos indígenas de distintas zonas del país.

Kdavid Accesorios es el nombre de este emprendimiento dedicado a la moda sostenible y que nació de manos de Nany Cadavid, una bogotana radicada en La Guajira desde hace 17 años. Ella llegó seducida por la calma de vivir frente al mar y hace seis años dio rienda suelta a su imaginación y a todas sus habilidades manuales para crear collares, pulseras, aretes, bolsos, sombreros. Estas piezas son una sorpresa en sí mismas: fueron creadas con cosas desechadas. O, como dice el eslogan de la marca, ‘Tu basura es mi tesoro’.

“La marca nació enfocada en generar un consumo consciente con el planeta. Un pequeño aporte desde el mundo de la moda, promoviendo el reuso y el consumo responsable. Nunca pensé que mis principales proveedores iban a ser cabezas de familias migrantes que comenzaron a llegar a Riohacha y se dedican a la recolección de basura”, cuenta la creativa. De hecho, para sus primeras creaciones, Cadavid no compró materiales sino que buscó desechos entre amigos y conocidos. Basura ajena que pudiera serle útil a su visión creativa.

Así, y al mejor estilo de un alquimista, Nany gasta horas en su “pequeño mundo”, como llama a su taller, experimentando con telas, pinturas, hilos, plásticos blandos y duros, alambres, latas y cualquier cosa que llegue a sus manos. Y si bien no busca la piedra filosofal, logra convertir los más increíbles materiales desechados en piezas de moda. Ella, emocionada, dice que le satisface saber que el primer eslabón de su negocio está compuesto por gente aguerrida que se ha resulto a cruzar la frontera, buscando una nueva vida.

Recuerda su primer acercamiento con un reciclador de la ciudad: “una noche yo estaba en la Calle Primera de Riohacha y veo a una mujer buscando en un contenedor de basura. Me acerqué y le dije que necesitaba cd’s para una colección especial que estaba trabajando. Ella me respondió que me podía conseguir y vender cada uno en 50 pesos. Entonces, le mejoré la oferta a 200 pesos por cada cd que me consiguiera y ahí se inició la relación”.

Kdavid Accesorios destaca por transformar desechos en verdaderas piezas de arte, elaboradas a mano.

Una relación que ha trascendido y la ha llevado incluso a plantearse el crear una fundación para su marca, pues cada año organiza junto a familiares, amigos cercanos y ONG’s en Riohacha, cenas navideñas y jornadas de donación de regalos para los hijos de los recolectores.

“La nacionalidad es lo de menos, porque ser de aquí o de allá no te hace ni mejor ni peor persona. Somos seres humanos y todos, aunque seamos distintos, vivimos luchando por nuestros sueños. Yo apoyo a mis recicladores porque su trabajo es muy valioso para el ecosistema y además son personas con realidades complejas que están buscando su manera de salir adelante”, cuenta la creativa.

Nany misma ha sufrido xenofobia. Una vez en Panamá un taxista la agredió verbalmente al escuchar su acento colombiano. Por esto, y por lo que los colombianos viven a nivel mundial, es receptiva frente a la presencia de migrantes provenientes del vecino país. Según datos de Migración Colombia, a nivel nacional hay 1.809.872 ciudadanos venezolanos, de los cuales 161.106 se encuentran radicados en La Guajira.

Cadavid cuenta que su proyecto también valora el trabajo de los indígenas. Su línea de carteras y sombreros está conformada por artesanías de grupos de La Guajira, Boyacá, Putumayo y también de indígenas Wayuú venezolanos. Las piezas son intervenidas por la artista dando paso a una fusión entre la artesanía tradicional y el trabajo vanguardista, lo cual convierte a Kdavid Accesorios en una marca que le apuesta a la integración y a las nuevas oportunidades, no sólo para quienes le proveen sino también para todos los objetos que ahora lucen un nuevo y radiante aspecto. A través de redes sociales se venden estas piezas, además de en las tiendas de concepto ecológico con las que ha establecido alianzas en Medellín y Santa Marta.