fbpx

Orgullo venezolano en Colombiamoda

Siempre es bueno tener presente que los sueños se pueden hacer realidad. Basta con tener una pasión y trabajar de manera intensa y honesta para desarrollarla paso a paso. Eso le sucedió a Carmen Nava, una joven diseñadora de modas venezolana, nacida en Maracaibo, y que hoy vive en Medellín.

Llegó a Colombia hace tres años, cuando apenas tenía 22. Dejó la familia para perseguir sus ilusiones y construir un camino propio en el mundo del diseño, por ahora, de prendas femeninas. Hoy tiene 25 años y está a punto de dar a conocer su segunda colección en la pasarela más importante del país y de Latinoamérica: Colombiamoda 2021, que será en la capital antioqueña, del 27 al 29 de julio.   

Después de tres años de intenso trabajo en este país, primero en Riohacha y ahora en Medellín, Carmen hoy recuerda que valió la pena haberlo dejado todo. Incluso, los momentos tristes como la muerte de su abuela, que tuvo que vivir y llorar lejos de los suyos, la han hecho más fuerte y decidida.

Ella, que desde niña se imaginaba metida entre figurines, máquinas de coser y rollos de telas, se atrevió a presentarse a una convocatoria para migrantes y víctimas del conflicto interesados en diseño, confección, emprendimiento y sastrería. La iniciativa, denominada Valiente II: El camino del héroe, le abrió las puertas y fue una de las 84 elegidas, de miles que se presentaron.  

Al final, su esfuerzo la llevó a ser la mejor. Por eso, te invitamos a que leas en sus propias palabras el relato de Carmen contando esa historia. Al igual que la convocatoria de USAID, ACDI/VOCA y Fundación Inexmoda, ella es una valiente que llegó para quedarse y dar ejemplo a personas que, como tú, seguramente tienen sueños por cumplir y solo les falta dar el primer paso.

Los sueños no tienen fronteras

“Soy Carmen Nava, tengo 25 años y llevo tres en Colombia. Desde que estudiaba Diseño de Moda en Venezuela, siempre había querido estar en Colombiamoda. Cuando llegué a Medellín y trabajaba en una empresa de herrajes, mi jefe me llevó a Colombiatex 2020, donde disfruté del Pabellón del Conocimiento y me llené de aprendizajes. Esa feria fue una experiencia única, un completo despertar para mí.

Así me conecté con Inexmoda, la empresa que organiza estas ferias, y empecé a participar de sus eventos en redes sociales, donde descubrí saberes que no conocía. Estaba feliz porque soy diseñadora, soy creativa y siempre quiero estar en movimiento… haciendo algo.

Pero llegó la pandemia, perdí mi trabajo y tuve que encerrarme en casa. Invertí lo poco que me quedaba en unas telas, diseñé mi primera colección, y con la máquina casera que me regaló mi abuelo y cinco hilos, yo misma cosí todas las prendas.

Esos vestidos los voy a recordar siempre porque no solo me abrieron las puertas sino mis ojos hacia el mundo. Gracias a ellos fui descubierta y pude florecer en la ciudad de la eterna primavera. Y en homenaje a Medellín bauticé esa primera colección como Eterna Primavera, porque aquí, a cada paso me encuentro una flor.

Muchos me dijeron que estaba loca por diseñar vestidos tan escotados, que nadie me los iba a comprar. Pero, por el contrario, gustaron mucho y se vendieron casi todos; de esa manera me di a conocer. Conté con la ayuda de una amiga venezolana y su hermana, que me ayudaron con las fotos para promocionar mis diseños en las redes sociales. Quería demostrar que no importaba que estuviéramos en pandemia, había que seguir adelante.  

Meses más tarde, me postulé al proyecto Valiente II: El camino del héroe y fui seleccionada entre miles de personas. Cuando me llamaron ya me sentía ganadora porque hay muchos que quisieran una oportunidad como ésta y entre ellos estaba yo.

Fuimos 84 elegidos, pero 26 con ganas de diseñar y crear, todos unos valientes llenos de sueños. Había mucho talento: artistas, personas dedicadas al área textil, colombianos desplazados, emprendedores….Desde febrero nos capacitaron en diseño, patronaje, confección y en cada detalle del negocio de la moda. Pero también nos escucharon, hablamos de nuestros sentimientos y de cómo nos recibió esta tierra que no es la nuestra. Fue curativo, sanador…yo lo valoro y lo aprecio porque es una forma de romper las barreras que nos dividen.

He sido afortunada porque Dios ha puesto personas incondicionales en mi camino. Como migrantes, Colombia nos ha dado oportunidades, nos ha hecho visibles. Poco a poco vamos abriendo caminos y de eso habla mi nueva colección. Su nombre, precisamente, es “Visible”. Lo elegí porque en la plataforma digital de Migración Colombia, donde nos registramos, usan esa palabra para referirse a nosotros, los venezolanos que vivimos aquí.  Me pareció una forma bonita de representar a mis compatriotas y de agradecer a un país que da la cara por nosotros, nos ayuda y no nos oculta, por el contrario, nos integra a su sistema. Así también lo hace Valiente II: nos une a la moda para poder contribuir.

“Visible” cuenta la historia de las personas a quienes nos ha tocado dejar nuestro país. Quiero mostrar lo que vivimos a través de una ropa casual, porque somos viajeros. Como migrantes, siempre cargamos un bolso de un lado para otro y a donde vamos queremos decir: “Aquí estamos”. En la colección también hay uno que otro vestido y prendas artesanales pintadas por mí, porque el arte también me representa.

Desde que arrancó toda esta historia aprendí que cuando se tiene un sueño hay que hacer un plan para cumplirlo, porque solo así se vuelve realidad. Hoy estoy demostrando de qué estoy hecha. A veces me miro al espejo y me pregunto si todo esto es verdad o no. Estar rodeada de personas tan capacitadas me ha inspirado a ir más allá, ahora ya no tengo límites para soñar.

Como venezolana sé qué se siente, yo vengo de allá, sé qué es ser migrante, por eso, en un futuro me gustaría ayudar a otras personas. Pienso que la gente tiene potencial y a veces lo que hace falta es una oportunidad”.

¡Hola!
Si ya tienes tu SIMFronteras, ¿En qué te podemos ayudar?