fbpx

Testimonio de un migrante: Christian Tappan

Entre los actores con una historia que contar como migrante llegado de México a Colombia, está Christian Tappan. Exitoso en series como El robo del siglo, Lavaperros, El patrón del mal y otras más, se considera de los dos países y se siente orgulloso de haberse formado en este par de culturas.

Christian es uno de los artistas vinculados a nuestra campaña #ColombiaSinFronteras Somos Nosotros, donde te invitamos a combatir la xenofobia en contra de la población venezolana radicada en el país, así como a brindarles la oportunidad de integrarse y aportar sus conocimientos, esfuerzo y creatividad a nuestra cultura.

Compartimos contigo lo que Tappan piensa de la migración y sus ventajas, de acuerdo con la experiencia que él vivió desde niño, pues llegó a vivir a Bogotá antes de los 10 años. De igual forma su padre, el director de televisión mexicano Alfredo Tappan, llegó al país en la década de los 80, se casó con una colombiana, y desarrolló su carrera en televisión hasta el punto de que hoy continúa radicado aquí y adora esta tierra que le brindó las oportunidades para ser un profesional exitoso.

Como la de ellos, tu historia también puede convertirse en ejemplo para los migrantes que  quieren prosperar en Colombia y llegan con su talento, honradez y ganas de crecer.

 

CSF: ¿Cómo fue la historia de su familia en condición de migrantes en Colombia?

Christian: Obviamente para nadie es fácil llegar a otro país, para mi papá no lo fue, de lo que me alcanzo a acordar, porque siempre el migrante tiene más difícil que el nacional mostrar sus talentos, mostrar para qué es bueno y por qué está aquí. Creo que hay un tiempo muy importante para esa aceptación. ¿Por qué estoy aquí? ¿Por qué les estoy pidiendo trabajo? ¿Por qué llegué a este país? Tengo un talento que les puedo aportar, tengo las ganas. Ese es el momento más difícil, por lo tanto se vuelve difícil todo: la consecución de dónde vivir, para pagar las cosas…..y siempre la llegada a Colombia pues tuvo ese matiz. No puedo decir que fue del todo difícil, pero sí fue un compromiso de él como mexicano llegado al país, con su esposa colombiana, a demostrar por qué estaba aquí y qué le aportaba al país.

 

CSF: ¿Qué siente que tanto usted como su papá le aportaron al país en el campo de la televisión?

Christian: MI papá venía de un país donde se hacía mucha televisión, un país donde históricamente estaban mucho más adelantados con la televisión, un país donde los shows y las telenovelas eran de lo más grande que había en Latinoamérica y él todo ese conocimiento lo trajo y lo aportó. Y creo que, de cierta forma, en la época de los 80’s y 90’s, el aporte no solo de mi papá sino de varios talentos que llegaron de otros lugares en ese entonces aportaron mucho al crecimiento de la televisión colombiana, pero desde una forma muy despreocupada. Yo hoy siento que mi papá es mucho más colombiano que muchos colombianos. Él se muere por Colombia, él vive aquí y yo creo que se va a quedar el resto de sus días.

CSF: ¿Qué le dejó ser hijo de una familia binacional?

Christian: Todo. Yo soy muy colombiano y al mismo tiempo soy muy mexicano. A veces es difícil explicarlo porque muchos podrían preguntar ¿Al fin qué eres? Colombia es el país de mis oportunidades, donde crecí. Yo llegué como colombiano porque mi mamá me registró desde chiquito como colombiano, pero venía a los 7 u 8 años de México a aprender a ser colombiano: Aprendí a bailar como colombiano, la primera vez que me di en la ‘jeta’ en un colegio fue como colombiano… me volví colombiano a los tres segundos.  A mi papá, obviamente, le costó mucho más trabajo porque era un adulto que llegó a este país.

Y yo me acuerdo de niño en México, bailaba San Fernando, Apágame la vela, todo lo que bailaba mi mamá….entonces, mientras estaba en México tenía toda la cultura colombiana. Y mientras estuve en Colombia, además de tener la cultura colombiana, pues obviamente tenía toda la cultura de mi papá que, además, extrañaba como los lugares, la comida, la música… entonces creo que fui afortunado de tener dos culturas al mismo tiempo durante mi crecimiento, porque creo que eso enriqueció mi conocimiento, mis gustos: comer chile por un lado, comer arequipe por el otro….bailar merengue por un lado, oír música mexicana por el otro…..siempre hubo esos dos polos que me enriquecieron y que hoy me hacen muy agradecido de tenerlos, ¿no? De poder decir, hoy yo soy colombo-mexicano a mucho honor.

 

CSF: ¿Cuál es su mensaje para la campaña #ColombiaSinFronteras Somos Nosotros?

Christian: Los inmigrantes le aportan mucho al país, traen su talento, traen su cultura, su profesionalismo, y además son un aporte a la economía porque pagan impuestos y consumen bienes como cualquier otro colombiano. Los venezolanos que llegaron a Colombia son una oportunidad para el país, no solo económica sino cultural porque ellos enriquecen el patrimonio colombiano. Mi papá y yo hemos trabajado con actores venezolanos a lo largo de los años, inclusive antes de que empezara esta migración, y podemos dar fe del talento, del profesionalismo y del compromiso que ellos tienen con el país que les abrió sus puertas como lo ha hecho mi papá durante tantos años.

¡Hola!
Si ya tienes tu SIMFronteras, ¿En qué te podemos ayudar?